Foto: DeVina

Después de que ayer el presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, anunciara la implementación para este curso escolar del programa #XarxaLlibres para la gratuidad de los libros de texto de Primaria y Secundaria en la comunidad, las primeras reacciones por parte de los ayuntamientos y diputaciones provinciales no se han hecho esperar.

En la de Castellón, el portavoz de la misma, Vicent Sales, ha indicado que están dispuestos a gestionar las nuevas directrices, pero no a aportar el tercio del dinero que se requiere para financiar esta iniciativa y que en total suma 100 millones de euros. “Estamos dispuestos a colaborar, pero si ellos ponen el dinero, no con este tipo imposiciones”, ha puntualizado.

Una respuesta similar es la que ha dado la Diputación de Alicante, desde donde también se mostraron descontentos con la propuesta de este programa de ayudas al haber sido realizado y dado a conocer sin haber consultado previamente con las autoridades provinciales, por lo que les tomó por sorpresa.

Desde el Partido Popular se ha reprochado que se implicara a las instituciones sin haber hablado previamente este asunto “tan deliado”, ni haberse reunido con el resto de las partes, algo que consideran que atenta contra la autonomía de las diputaciones.

Esta situación obliga a llegar a un acuerdo urgente en los próximos días, debido a la proximidad de inicio del curso escolar. Por otro lado, la ciudadanía está a la espera de saber cómo actuar, después del anuncio de ayer y de que horas más tarde se reaccionara poniendo en duda la puesta en marcha de este mismo plan.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here