Foto: Guardia Civil

Un hombre ha sido detenido por la Guardia Civil y otras tres personas han quedado imputadas por efectuar siete robos en las autopistas AP2 y AP7, tres de ellos dentro del término municipal de Vinaròs y Benicarló. 

Para realizar estos ilícitos los implicados actuaban de forma coordinada utilizando el método “peruano”, que consiste en pinchar las ruedas de un vehículo estacionado en un área de servicio.

Una vez en marcha, avisan al conductor para ayudarlo y en ese momento, otro miembro de la banda roba efectos personales del vehículo. La mayoría de las víctimas eran extranjeras.

La Operación Pinacho, como se ha denominado a esta actuación policial, inició a inicios de 2016, cuando un turista denunció los hechos y puso al corriente de lo que estaba sucediendo a las autoridades.

La investigación fue realizada por agentes de la Policía Judicial de la Guardia Civil de Caspe. Tras diversas gestiones los agentes localizaron a los cuatro sospechosos, que residían en Barcelona.

Actualmente la investigación continúa abierta pues solo una persona ha sido detenida, pero hay otras tres en paradero desconocido.

Además de los tres delitos cometidos en Vinaròs y Benicarló, se les señala de otros cinco contra el patrimonio en Pina de Ebro y Candasnos (Huesca).

Por otro lado también se les imputan 14 delitos de estafa por la utilización de tarjetas de crédito robadas, con las cuales efectuaron pagos en peajes y extracción de dinero en efectivo por un valor que supera los 7.500 euros. 

Así era su “modus operandi”

Este grupo, según han detallado las autoridades, actuaba de forma coordinada y cada uno de sus integrantes desempeñaba una tarea específica.

Después de inspeccionar los vehículos estacionados en las áreas de servicio, fijaban un objetivo, buscando a turistas extranjeros.

Posteriormente pinchaban uno de los neumáticos y cuando el coche estaba de nuevo en ruta le hacían señales para informarle.

Cuando el vehículo se detenía en el arcén, uno de los implicados distraía, mientras que otro hurtaba todo tipo de objetos, como cámaras de fotos, tablets o carteras.

Una vez lograban su objetivo, abandonaban el lugar rápidamente, antes de que la víctima se diera cuenta de que le habían robado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here