Una oleada de incendios afecta el norte de España y especialmene a Galicia, donde a lo largo del fin de semana se han llegado a declarar más de un centenar de focos activos. A raíz de estos hechos, cuatro personas han perdido la vida, por lo que la Xunta ha establecido tres días de luto oficial.

Actualmente hay más de 15 incendios que amenazan zonas pobladas y los bomberos trabajan a contrareloj para poder contener las llamas y hacer frente a esta situación de emergencia que afecta también a otras comunidades autónomas (Asturias y Castilla y León) y a países vecinos como Portugal, donde el número de fallecidos se eleva a 35.

Muchas familias afectadas han tenido que pasar la noche en vela y, en algunos casos, terminaron perdiendo sus casas y sus pertenencias, como ha lamentado el gobierno gallego en una declaración institucional. “Galicia no arde sola. A Galicia la queman. De forma minoritaria puede haber fuegos por descuidos, pero un día como el de ayer no es fruto de la casualidad”, señalan.

Para la Xunta está claro que tras estos incendios, que se producen de forma cíclica, hay una “intensa intención de hacer daño en los lugares de mayor impacto, incluyendo esta vez zonas urbanas, periurbanas, pueblos y aldeas. (…) Galicia está harta de que se relativice la actividad incendiaria cuando de lo que estamos hablando es de otro modo de terrorismo: el terrorismo incendiario”.

 

 

 

 

 

 

 

 

Para ayudar en las labores de extinción, en las que hay desplegados sobre el terreno más de 600 efectivos de la Unidad Militar de Emergencias y bomberos, desde el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente se han movilizado también 20 medios aéreos y cinco brigadas de refuerzo. Con estos recursos, junto con 220 motobombas y 40 palas, se busca hacer frente a los incendios de las últimas horas que aún permanecen activos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here