Foto: Pixabay

Según datos de la Consejería de Salud de la Generalitat de Cataluña, ya son más de 2.000 los afectados por un posible brote de gastroenteritis. Este habría sido provocado por el consumo de agua envasada.

El pasado viernes 15 de abril, la Agencia de Salud Pública de Cataluña (ASPC) informó que se está investigando lo sucedido y que los pacientes son trabajadores de unas 190 empresas de Barcelona y alrededores.

Los síntomas que presentan la mayoría de enfermos son: náuseas, vómitos, dolor abdominal intenso, diarrea y fiebre, que en algunos casos ha sido alta y empezaron a aparecer el 11 de abril.

Para controlar el brote, se han iniciado una serie de acciones, como la retirada de los lotes que podrían estar afectados y la toma de datos de las empresas y la distribuidora donde se han producido los casos.

Por otro lado, se están analizando muestras en el laboratorio para verificar su calidad sanitaria y se ha dado un aviso a todas las unidades epidemiológicas de la región, para que estén alerta.

Hasta ahora, las investigaciones han logrado determinar que el manantial sospechoso está ubicado en Andorra y que el embotellamiento del agua se realizó también en dicho país. Afortunadamente, el cuadro de intoxicación es leve y remite en los pacientes en unas 48 horas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here