Foto referencial: Flickr

Con la intención de frenar la despoblación en el ámbito rural castellonense, el presidente de la Diputación, Javier Moliner, ha anunciado hoy un plan para incentivar la natalidad y dotar de mayores oportunidades de desarrollo al interior de la provincia.

“No nos podemos quedar de brazos cruzados viendo cómo nuestros colegios se quedan sin niños, los comercios sin clientes y las calles sin gente. Porque sin población, nuestro patrimonio y tradiciones, historia y señas de identidad desaparecen”, explica.

En este línea, el programa “Pepoblem” contempla una línea de ayudas de 600 euros para las familias censadas que tengan o adopten un hijo en municipios de menos de 1.000 habitantes y cuya renta no supere los 12.000 euros anuales.

Moliner ha justificado esta decisión en el hecho de que cada día mueren 13 personas en la provincia y solo nacen 4, lo que supone por tanto una pérdida de 9 ciudadanos cada 24 horas.

Foto: Diputación de Castellón
Foto: Diputación de Castellón

Este riesgo demográfico es mucho mayor en los pueblos de interior, pues los datos del Instituto Nacional de Estadística muestran que el descenso de población en pueblos pequeños desde 2010, es de un 6,7% de media.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here