Foto: GVA 112

Desde el domingo 4 de septiembre más de 800 hectáreas forestales de los términos municipales de Benitatxell y Jávea han quedado calcinadas, a causa de un incendio que obligó a miles de vecinos a desalojar sus casas. Algunos de ellos ya han podido regresar.

El presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, quien acudió el pasado lunes a la zona, calificó la situación de un “hecho dramático y un acto de terrorismo medioambiental”, pues todas las evidencias apuntan a que el fuego fue provocado.

Junto con el director general de la Agencia de Seguridad y Respuesta a las emergencias, José María Ángel y el alcalde de Jávea, José Chulvi, visitó el Puesto de Mando Avanzado del incendio.

Las altas temperaturas de este martes, con más de 30 grados en la zona, así como la baja humedad, no eran condiciones nada favorables, si bien la situación ha mejorado y el incendio se encuentra ya controlado y sin llama viva. El peligro ahora es que la combustión subterránea pueda reavivarlas.

“Tenemos muchos factores en contra, pero se está combatiendo el incendio con todos los medios posibles y estoy convencido de que vamos a ganar al fuego”, concluyó el presidente. Uno de los parajes protegidos afectados por este suceso es el de La Granadella.

En la misma provincia de Alicante también ha habido desalojos en Bolulla y Callosa d’En Sarrià, donde los malos accesos y la orografía adversa han dificultado las tareas de extinción en esta zona de gran riqueza natural y cercana a las famosas Fuentes de l’Algar.  

Varios medios aéreos y de la Unidad Militar de Emergencia han sido desplazados a esta otra zona, al sur de Jávea, para apoyar en las labores de extinción.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here