Foto: Moncloa

Tras la reunión extraordinaria del Consejo de Ministros, este fin de semana el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha anunciado las medidas que se pondrán en marcha tras la activación del artículo 155 de la Constitución y que deberán ser aprobadas esta semana por el Senado.

Rajoy ha señalado que este artículo “solo se aplica en circunstancias excepcionales” y ha justificado la ocasión señalando que “ningún país democrático puede aceptar que se ignore la ley como se ha hecho”. En este sentido ha indicado que con este mecanismo lo que se pretente es “volver a la normalidad y a la convicencia, celebrado elecciones en Cataluña”.

Para ello se solicitará “el cese del presidente de la Generalitat, del Vicepresidente y de los consejeros que forman parte del Consejo de Gobierno catalán”. Estas funciones serán asumidas por los órganos o autoridades creados o designados por el Gobierno. Lo más probable es que los Ministerios asuman esta responsabilidad temporalmente.

Por otro lado Rajoy ha explicado que la Administración de la Generalitat continuará funcionando como una organización administrativa ordinaria pero bajo las directrices de estos nuevos órganos o autoridades designados por el Estado.

Además, la facultad de disolver el Parlamento de Cataluña pasará “al presidente del Gobierno” y “en un plazo máximo de seis meses” se celebrarán elecciones.

En cuanto al Parlament, éste “ejercerá la función representativa que tiene encomendada“, si bien se proponen diversas medidas de control para “garantizar que se haga con pleno respeto al Estatuto de Autonomía de Cataluña y a la Constitución”. No se podrá, por ejemplo, proponer ningún candidato a la Presidencia de la Generalitat ni celebrar ninguna sesión de investidura.

El presidente español ha remarcado que con esto “no se quiere suspender la autonomía o el autogobierno de Cataluña, sino cesar a las personas que han puesto este autogobierno fuera de la ley, de la Constitución y del Estatuto”.

Rajoy también mencionó que hasta la fecha más de 1.000 empresas han trasladado ya sus sedes sociales fuera de Cataluña, desincentivando las inversiones y desmotivando el turismo, lo que supone una serie de consecuencias económicas perjudiciales y preocupantes para la región. Estas medidas, concluyó Rajoy durante su comparecencia, han sido acordadas con el Partido Socialista y con Ciudadanos.

La respuesta de la Generalitat

Ante esta situación el presidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont, ha hecho una declaración institucional en la que ha indicado que esta semana está previsto que los representantes de la “soberanía ciudadana debatamos y decidamos en el Parlamento sobre este intento de liquidar nuestra democracia, actuando en consecuencia”.

Puigdemont considera que este es el peor ataque a las instituciones y al pueblo catalán desde los decretos de Francisco Franco para abolir la Genetalitat. Para el President el anuncio de Rajoy supone “la liquidación del autogobierno y de la voluntad democrática de los catalanes (…) Sin pasar por la urnas, con un apoyo escaso y en contra de la voluntad de la mayoría, el gobierno de Mariano Rajoy quiene nombrar un directorio para que teledirija desde Madrid la vida de Cataluña”, ha expresado, a la vez que ha hecho un llamamiento a los catalanes, a los españoles y a Europa para evitar que esto ocurra.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here