Foto: Guardia Civil

En un almacén situado en el Polígono Industrial de Moncada, Valencia, la Guardia Civil ha encontrado durante una inspección, cerca de 3.000 armas prohibidas.

De inmediato, se ha procedido a la incautación de 2.000 unidades de tarjetas de plástico convertibles en navajas y 825 defensas-linternas.

Estos productos, catalogados como armas prohibidas, se estaban comercializando a través de una página web.

La investigaciones iniciaron en diciembre y desde entonces se comprobó que en una armería de Melilla se vendían tarjetas de plástico convertibles en navaja. Estas son muy peligrosas debido a su fácil ocultación y su tamaño reducido.

Por otro lado, las 825 defensas-linternas eran importadas a través de otra empresa y, según la Intervención Central de Armas y Explosivos (ICAE), su uso tampoco está permitido.

Ello debido a las dimensiones, el material metálico del que están compuestas y la forma anatómica que presentan, características que hacen que este instrumento pueda causar lesiones graves o incluso la muerte.

Con esta actuación, las autoridades buscan erradicar la fabricación y comercialización de armas prohididas, en base a la L.O. 4/2015 de protección de la seguridad ciudadana y el Reglamento de Armas.

El operativo ha sido llevado a cabo por la Intervención de Armas y Explosivos de Valencia, en colaboración con la Intervención de Armas y Explosivos de Zaragoza y Melilla.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here