Por unanimidad, un jurado popular compuesto por nueve miembros ha declarado culpables de la muerte de la pequeña Asunta (Yong Fang), a sus padres adoptivos Rosario Porto y Alfonso Basterra.

El veredicto, al que se ha llegado tras cuatro días de deliberaciones, señala que la menor no pudo defenderse y que se trató de un asesinato con alevosía con los agravantes de parentesco y abuso de superioridad.

Según el mismo jurado, ha quedado probado que ambos comieron con su hija y le suministraron un ansiolítico para sedarla. Posteriormente la habrían atado por los brazos y los tobillos, hasta asfixiarla.

Asunta, que hoy tendría 15 años y fue adoptada desde China cuando tenía uno, fue encontrada sin vida en septiembre de 2013 en un camino cerca de la vivienda de la familia en A Coruña.

Tras realizarse los exámenes forenses, se determinó que había ingerido 27 pastillas de orfidal y que luego le cortaron la respiración, aunque se sabe que durante meses le habían estado suministrando medicamentos.

Ahora será el presidente del Tribunal quien dice la sentencia en el juicio, siendo Porto y Basterra los únicos acusados en este caso, que ha conmocionado a la sociedad española y cuyo crimen habría tenido un posible móvil económico.

Ambos guardan prisión en Teixeiro, Galicia, y la parte acusadora solicita entre 18 y 20 años de cárcel para cada uno. La defensa, por otro lado, ha anunciado que recurrirá, pues los señalados sostienen su inocencia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here