Cableado de cobre

La Guardia Civil ha detenido a ocho personas, integrantes de un grupo criminal, por 41 delitos relacionados con apropiación indebida de cable de cobre telefónico y estafa. En total, la banda se había apoderado de más de 15 toneladas de este material.

La investigación se inició tras la denuncia de una empresa presentada en el Puesto Principal de la Guardia Civil de Benicàssim. Tras la realización de las correspondientes gestiones, se pudo identificar a la empresa propietaria del cable, tratándose de una de las principales compañías nacionales de telecomunicaciones.

Asimismo, se supo que este cable procedía de diferentes registros eléctricos subterráneos de las provincias de Castellón y de Valencia, donde los autores retiraban el cable de cobre en desuso para el posterior reciclaje del mismo, al tener contratado este servicio con la empresa de telecomunicaciones afectada.

El cobre recuperado ha sido reconocido por sus legítimos propietarios y se han entregado a las empresas perjudicadas. Los ahora detenidos se valían de su condición de trabajadores de la empresa subcontratada para acceder a las cámaras subterráneas donde se encontraba el cable de cobre telefónico a retirar y, posteriormente, realizaban una venta particular en diversos centros de reciclaje de las localidades de Vila-real y Castellón.

Un grupo organizado

Tras estas actuaciones, la Guardia Civil localizó a un grupo organizado y jerarquizado, compuesto por ciudadanos extranjeros que tenían fijada su residencia en los municipios de Almassora y Castellón. Los mismos llevaban más de año y medio realizando actos delictivos, habiendo obtenido grandes cantidades de dinero procedentes de las ventas del cobre telefónico.

Los agentes lograron averiguar que cada miembro de la organización realizaba una función específica: por un lado se encontraban antiguos trabajadores de la empresa subcontratada y que conocían perfectamente las instalaciones subterráneas donde cometían los hechos delictivos. La organización utilizaba uniformes y vehículos con los logotipos de la empresa, desplegando un perímetro de conos de señalización y vallas de protección con anagramas de la citada empresa con el objetivo de aparentar normalidad para acceder al interior de galerías o cámaras subterráneas y poder cortar, trocear el cableado y desenfundarlo para posteriormente venderlo.

Una vez realizada la venta, procedían a repartirse el dinero obtenido del botín entre todos. Por todo ello se procedió a la detención de ocho personas en la localidad de Vila-real. Se ha recuperado una tonelada de cableado de cobre valorado en unos 10.000 euros.

Los Guardias Civiles han podido demostrar que los ilícitos penales se habían cometido en las poblaciones de Ares del Maestrat, Vilafranca del Cid, Coves de Vinromá, Torreblanca, Xert, San Joan de Moró, Alquerías del Niño Perdido, Borriana, Nules, Castellón, Vila-real y Puerto de Sagunto. La actuación ha sido realizada por el Equipo Roca de la Guardia de Castellón y el Área de Investigación de la Guardia Civil de Benicassim. Las diligencias han sido entregadas en los Juzgados de Guardia de Vila-real.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here