En breve se anunciará, a través de los canales oficiales y medios de comunicación, la puesta en marcha de esta iniciativa.

La población beneficiaria serán las personas mayores de 65 años y aquellas que, en caso de contagio, puedan tener peor pronóstico.

La Conselleria de Sanidad Universal y Salud Pública está preparando, junto a los colegios oficiales de farmacia de la Comunitat Valenciana, el mecanismo para la próxima distribución gratuita de mascarillas a las personas mayores de 65 años y a otros colectivos de riesgo que, en caso de contagio por COVID-19, puedan tener peor pronóstico.

La puesta en marcha de esta nueva medida de la Generalitat será anunciada próximamente a través de los canales oficiales y de los medios de comunicación.

La población beneficiaria, de mayor vulnerabilidad y peor pronóstico, está formada por todas las personas mayores de 65 años y las personas de edad inferior cuyo estado de salud sea compatible con enfermedad crónica compleja según el Sistema de Clasificación de Pacientes (SCP). Se estima que podrán beneficiarse cerca de 1.200.000 personas.

Las mascarillas que se distribuirán de forma gratuita, fruto del acuerdo alcanzado este martes en la reunión mantenida por el president de la Generalitat, Ximo Puig, con los colegios oficiales de farmacia, son una prestación de la Generalitat para personas vulnerables a la infección por COVID-19.

Para asegurar que esta medida llega a estas personas, el president de la Generalitat y la Conselleria de Sanidad han acordado con los colegios de farmacéuticos su distribución en las oficinas de farmacia, que las dispensarán gratuita y directamente. De forma automática, se incluirá la prescripción en una receta electrónica incorporada al SIP de la persona beneficiaria, que permitirá la retirada de las mascarillas en las oficinas de farmacia. Las recetas solo tendrán validez para una única entrega.

Se suministrarán mascarillas avaladas por la Agencia Española del Medicamento para uso en entorno sanitario, aunque, en este caso, al no ser un contexto sanitario, van destinadas a ofrecer una protección barrera y a disminuir el riesgo de contagio cuando exista imposibilidad de mantener distanciamiento social en personas sin síntomas.

Las necesidades de personas aisladas, positivas, ingresadas, que realizan labores de cuidado o del personal sanitario y sociosanitario y de servicios laborales básicos se cubren en la actualidad por otras vías.

Paralelamente, desde el Consell, se está trabajando para que las mascarillas estén disponibles «a precios razonables» para la población en general y para que todas las personas puedan adquirirlas en el momento en que lo necesiten.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here