Foto: Ajuntament de Morella

La Torre de la Font Vella, una de las dos de la muralla de Morella que se encontraba en peor estado conservación, está siendo restaurada.

Actualmente se está instalando el tejado, ya que esta construcción no disponía de tal protección, lo que ocasionaba daños en su interior.

Por otro lado, se está realizando una división interior, con la idea de crear una planta intermedia que pueda ser utilizada como recurso turístico.

También se consolidaron los muros de roca, para evitar los problemas de filtraciones que hacían que se desplazara hacia abajo, poniendo en peligro toda la construcción.

Para ello se están utilizando materiales de la zona, como piedra originaria, madera antigua y tejas envejecidas, con el fin de lograr su integración con el entorno.

Para poder realizar estos trabajos el Ayuntamiento destinó las ayudas del AVEN y financió la parte restante del importe de la obra, que se acerca a los 134.000 euros.

 

En esta línea de conservación del patrimonio arquitectónico local, el consistorio ha solicitado también fondos para adecuar la Torre del Racó, a través de una convocatoria de ayudas por las lluvias torrenciales del pasado mes de marzo.

Comentarios

comments

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here