A lo largo de este fin de semana, Morella ha celebrado el centenario de su estación meteorológica con una exposición con un amplio programa de actividades que han incluido desde una exposición hasta una mesa redonda y una visita guiada.

Aprovechando la ocasión, la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) ha instalado también una nueva estación automática, la cual ha sido inaugurada por autoridades locales y representantes de la entidad.

¿Pero cuál es la historia y la información más relevante que ha aportado la estación meteorológica de Morella a lo largo del último siglo? En este post te lo resumimos en 10 datos clave:

1.Morella se integró oficialmente a la red de observatorios termopluviométricos el 18 de enero de 1916, aunque ya hay constancia de algunos registros durante el siglo XIX, seguramente realizadas por los padres escolapios, quienes continuaron con esta labor en años posteriores.

2. Durante la Guerra Civil y posteriormente en 1972 se abandona la observación en Morella, por lo que el profesor José Agustín Amela Ibáñez, aficionado a la meteorología, busca la forma de reactivar el observatorio, instalando una garita meteorológica y un pluviómetro oficial.

3. En 1987 es su hermano, Juan Amela, quien le releva, encargándose de todas las tareas del observatorio, lo que incluye la elaboración de informes y el mantenimiento de las instalaciones. Desde 2002, informa a diario y de manera altruista de los datos del clima a través de esta web.

4. Los hermanos Amela fueron distinguidos por el Ayuntamiento de Morella con la Creu de Santa Llúcia, la máxima distinción que otorga la localidad y en 2015 también recibieron el premio nacional de observación otorgado por la AEMET.

5. Los datos obtenidos en este observatorio han permitido saber que Morella tiene un clima de tipo Cfb, sin estación seca y cuenta con un verano templado. La distribución de la precipitación es muy regular a lo largo del año (603.3 l/m2 de media), con un máximo en octubre y un mínimo en julio.

6. Su temperatura media anual es de 12.1º C. Los días más cálidos en Morella suelen ser los últimos de julio, con un promedio de 28ºC, frente a los días más fríos, que se suelen registrar en la primera mitad de enero, con una media de 8ºC.

6. Los datos muestran que la temperatura media anual de la localidad ha ido es ascenso en las últimas décadas, siendo 2014 y 2015 los dos años más cálidos desde que hay registros. Los más fríos fueron 1984 y 1923.

7. La temperatura más alta de la que se tiene constancia es de 38.0ºC, la cual se dio el 24 de julio de 1984 y nuevamente el 7 de julio de 2015. Las más bajas se registraron todas en enero de 1985, donde el día 7 se llegó a los -14.0ºC, el 9 a los -13.0 ºC y el 15 a los -12.5ºC.

8. El año más húmedo en Morella según los registros fue el año 2000, mientas que el año más seco fue 1998, donde solo hubo un acumulado de precipitación de 366.6l/m2. Según los expertos, los datos no permiten observar un aumento o disminución de las precipitaciones medias anuales que se dan en el municipio.

9. Anualmente se registra un promedio de 1.000 rayos nube-tierra en un radio de 10 km alrededor de Morella, siendo julio el mes con mayor número de descargas eléctricas.

10. Finalmente, la situación de Morella hacen que esté en la zona más nivosa de la Comunidad Valenciana, con un promedio anual de 16.3 días de nieve. El año con más días de nieve desde 1980 fue 2013, con 28 días y el que tuvo menos fue el año 2000, con solo 5 días.

Foto: Dipcas
Foto: Dipcas

La más reciente, de hecho, fue a finales de este mes de febrero, cuando se alcanzaron los 43 centímetros de espesor de nieve que este centenario observatorio meteorológico de la localidad. Si te interesa el tema y quieres consultar más datos de la estación meteorológica de Morella, puedes hacerlo desde aquí.

Con información de AEMET

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here