Foto: Laureano Martínez/ DeVina

Este viernes 20 de diciembre los vinarocenses celebraron, un año más y en plena ola de frío en toda la Comunidad Valenciana, el Día de San Sebastián en la Ermita del Puig de la Misericòrdia.

Las bajas temperaturas y la lluvia hicieron que la asistencia fuera menor que en otras ediciones pero aún así, muchos se atrevieron a desafiar al mal tiempo para celebrar esta festividad en honor al patrón local.

Para evitar cancelar los actos programados, el Ayuntamiento decidió instalar en los días previos dos carpas en la plaza interior de la ermita, junto a la zona de los asadores y de los baños.

“Ha sido una semana difícil, en la que que buscamos cómo asegurar en la medida de lo posible los actos programados para Sant Canut y Sant Sebastià“, ha explicado el concejal de Fiestas, Marc Albella, en las redes sociales.

Finalmente fueron unas 1.500 las raciones de paellas las que fueron repartidas, pese a que hubieron menos fogones de los inicialmente previstos debido a las condiciones meteorológicas.

“Dice la historia que la reliquia llegó a nuestra ciudad hace 407 años, en un día de tormenta, viento y temporal marítimo. Pues bien, parece que la historia ha querido recordarnos a todos algo. Y este “algo” es que… somos historia. Hacemos historia”, ha concluido el concejal, quien ha querido agradecer a todos los que participaron en esta cita.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here