Foto: Ajuntament de Benicarló

Después de varias reuniones para fijar una postura común, los Ayuntamientos de Vinaròs, Benicarló y l’Aldea han anunciado que exigirán al Ministerio de Fomento que la cesión de la antigua N-340 se haga con todas las garantías.

Según la alcaldesa de Benicarló Xaro Miralles, no se aceptará si no se entrega la carretera en perfectas condiciones, especialmente en cuanto al pavimento, “que actualmente se encuentra en muy malas condiciones”, ha expresado.

El consistorio no quiere que el bulevard que unirá Benicarló y Vinaròs vaya a cargo del presupuesto municipal y tampoco asumirá el mantenimiento de los tramos no urbanos, como el que va de la rambla de Cervera hasta el barranco de Aiguadoliva.

Miralles ha concluido que con el pacto de una postura única ante Fomento se espera poder ejercer la presión necesaria para que se acepten estas condiciones planteadas por los ayuntamientos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here