Foto: Ajuntament de Vinaròs

La confusión con la nomenclatura de las calles, que desde 2008 en la Costa Norte adoptó el nombre de diferentes especies marinas, es una de las principales quejas que los vecinos de la zona le hicieron llegar ayer al alcalde Enric Pla y a algunos concejales, en el contexto de una reunión programada dentro de las acciones impulsadas por la concejalía de Gobierno Abierto y Participación Ciudadana en Vinaròs.

Las autoridades municipales se comprometieron a modificar las direcciones antiguas para que se utilicen las que están en vigor, enviando los requerimientos pertinentes tanto al Catastro como a Correos. Otra de las medidas, para facilitar la ubicación de las direcciones, será la colocación de mapas indicativos en puntos claves de este área turística.

Pero esta no es la única cuestión de la que se habló durante el encuentro, en el que también se hizo referencia a algunas deficiencias en la pavimentación de calles, a la necesidad de incrementar la presencia policial para disuadir a los ladrones y al olor que, según algunos vecinos, desprende la estación depuradora de aguas residuales que está ubicada cerca del río Cervol.

Por último se hizo mención al problema de las inundaciones y riadas en época de lluvia, lo que supone un peligro debido a que algunas urbanizaciones se encuentran próximas a barrancos. El próximo 6 de octrubre, a las 19.00 horas, el Ayuntamiento ha anunciado una nueva reunión vecinal en la calle Volantí (al lado de El Garrofer), para tratar los problemas de las partidas situadas aún más al norte.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here