La tribulación del Empathy, el velero que encalló este jueves en una zona rocosa frente a la playa Cala Puntal Dos de Vinaròs, era una familia de Zaragoza con residencia en la localidad.

Aunque eran conocedores de la zona y tenían años de experiencia en navegación, parece que un exceso de confianza fue lo que provocó este incidente, cuando se dirigían al Puerto de Vinaròs.

A bordo de la embarcación viajaban cinco personas: el patrón de la misma, su padre y sus tres niños. Tras recibir una llamada del 112, la Guardia Civil acudió al lugar, al norte del barranco de Aigua Oliva, entre los términos municipales de Vinaròs y Benicarló, para hacerse cargo de la situación.

Los afectados pudieron salir indemnes y por su propio pie, según fuentes oficiales. Uno de ellos afirmó que conocen estas aguas desde hace 30 años pero que un golpe contra una roca les tomó por sorpresa, pues según él se encontraban “bastante adentro”.

Un rescate difícil

Posteriormente se contactó con Salvamento Marítimo para poder remolcar hasta tierra firme el velero, para su reparación. Sin embargo, el proceso no ha sido sencillo.

La primera zodiac que acudió no pudo efectuar el rescate por la rocosidad del área y el gran tamaño de la embarcación. Una grúa tampoco logró remolcarlo.

Finalmente los propietarios solicitaron ayuda al Club Náutico, logrando en la tarde de ayer, y tras varias horas de trabajo, elevar el navío con otra grúa y prepararlo para que pudiera ser transportado en camión hasta una zona segura.

Tras lo sucedido, uno de los tripulantes lamentó el actuar de los organismos oficiales, pues “no hemos tenido una solución para sacar el barco del agua hasta ahora. Debería de haber un protocolo más rápido para estos casos, pues es un accidente que a todos nos puede ocurrir”, aseguró.

Compartir
Periodista trotamundos. Dejé Vinaròs para formarme en Tarragona, trabajé en Londres, me curtí como periodista en Centroamérica y ahora vine de regreso a casa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here