El pasado 22 de enero ingresé en el Servicio de Medicina Interna A por neumonía COVID’19, pasando por algunas de las fases que dicha enfermedad lleva consigo. El día 3 de febrero fui dada de alta, tras haber recibido de todos los profesionales que forman dicho Servicio el cuidado y la dedicación más exquisita, llena de humanidad, entrega y vocación.

En unas circunstancias tan tristes y difíciles,   todos y cada uno de dichos profesionales, están trabajando y ayudando a unos pacientes que, a pesar de la soledad, en ningún momento la sienten  como tal, ya que tienen  el apoyo de estas personas que intentan, cada una de ellas dentro de su cometido, desde el más humilde al más importante, acompañar al enfermo.  Todos han sabido aportar su grano de arena para minimizar y apoyar al paciente en esos momentos tan duros y difíciles.  Todas estas  palabras no podrán expresar nunca la realidad vivida.

A través de estas líneas quiero hacer público mi más sincero agradecimiento, reconociendo la gran valía y labor de este colectivo.

Fdo.: Ana María Esteban Sastre

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here