Foto: Antena 3

La presidenta de la Asociación de Víctimas de Coté, Esther Fontán, ha dado a conocer que los 22 afectados por el caso del falso médico de Vinaròs que abrió una clínica de medicina estética fraudulenta en la localidad, iniciarán nuevas acciones legales contra él y su equipo.

Concretamente, detalló, pedirán 17 años de prisión contra José Manuel López Pérez, alias Coté, de los cuales 8 son por estafa, 2 por intrusismo profesional y un año por cada uno de los siete casos de lesiones ocasionadas. Además, también se sindicará a varios miembros de su equipo cómplice.

Para el vinarocense Frederic Gisbert, socio de Coté, la fiscal solicita 19 años de cárcel, pues además de los ya antes mencionados, se le suman dos años por delitos contra la salud pública. Asimismo, el ministerio público reclamará para la esposa de López, ocho años por estafa y la misma cantidad para para la doctora Espinfateva, que ayudaba con los tratamientos fraudulentos.

“Se trata solo del inicio de los preliminares judiciales, que se han retrasado por las acciones legales que la defensa ha ido interponiendo” indicó Fontán, quien agregó que esta clínica funcionó entre octubre de 2008 y julio de 2009.

Además, comentó que se están preparando los alegatos para la vista oral y que, una vez terminada esta fase, se determinará qué juzgado local llevará el caso. Por ahora, no se sabe en qué fecha podría iniciarse el juicio, “pero lo importante es que ya está en marcha”, concluyó la presidenta de esta organización.

No es su primera imputación

Coté, originario de El Ferrol, ya había sido encarcelado en 2008, tras la denominada “Operación Zen” y se le intervinieron más de 4 millones de euros en sus cuentas bancarias y otros bienes inmobiliarios. Durante la investigación se pudo determinar que sus títulos no eran originales y que sus malas prácticas en sus clínicas de El Ferrol y Viveiro afectaron a más de 150 personas. Salió libre tras abonar una fianza de 30 mil euros.

Posteriormente, en 2009, fue de nuevo detenido por sus operaciones en Vinaròs, donde ejercía también como neurocirujano y traumatólogo, atendiendo a pacientes con cáncer. De nuevo, guardó varios meses de prisión en la prisión coruñesa de Teixeiro, pero a finales de 2009 salió en libertad tras pagar otros 7.500 euros. Desde entonces, el caso se encuentra prácticamente estancado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here