En el marco de la Operación Émbolo la Guardia Civil ha intervenido 397 perros de raza en un centro de cría ilegal en Vinaròs.

Su responsable, un hombre de nacionalidad española y 59 años de edad, los mantenía en “condiciones lamentables” de higinene, según han expresado las propias autoridades.

Posteriormente, el regente de este establecimiento los comercializaba en centros comerciales de Barcelona y tiendas de animales con documentación falsificada y sin control veterinario.

Por todo ello, se ha procedido a su investigación penal por supuestos delitos de maltrato animal, intrusismo profesional, usurpación y falsificación de documentos.

Una veterinaria denunció los hechos

Esta operación inició después que una facultativa veterinaria se enterara que se estaban comercializando perros con cartillas sanitarias en las que aparecía su sello y firma sin su consentimiento.

Al realizarse un estudio grafológico se pudo corroborar que los documentos estaban siendo falsificados.

Tras las investigaciones oportunas, un equipo del SEPRONA de la Comandancia de la Guardia Civil en Castellón averiguó que estos perros procedían de una parcela del camino Sant Gregori, en unas instalaciones en las que se reproducían perros de raza “Yorkshire”, “Pomerania”, “Chiguagua” y “Bichón Maltés”.

Inspección de las instalaciones durante la Operación Émbolo

Las autoridades inspeccionaron dichas instalaciones junto a los Servicios Veterinarios Oficiales de la Generalitat Valenciana.

Durante esta visita al centro, se pudo comprobar que los perros presentaban un estado higiénico lamentable. De hecho, carecían de control veterinario y estaban sin identificar con los debidos microchips.

Operación Émbolo

Ante esta situación se inmovilizó a todos los animales cautelarmente. Se ordenó también la inmediata desinfección y limpieza de estas instalaciones. Los 397 perros rescatados han sido reubicados en centros autorizados.

Operación Émbolo

Además, la Guardia Civil también ha intervenido 500 dosis de vacunas y medicamentos veterinarios. Ha localizado, por otra parte, un cuño con la inscripción de los datos de la veterinaria, con el que se falsificaban las cartillas sanitarias.

Las diligencias de este caso se han entregado en el Decanato de los Juzgados de Vinaròs.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here