Foto: Guardia Civil

Después de que hace unos días se rescatara en Benicarló, a un cerdo vietnamita y dos mapaches, agentes del Servicio de Protección a la Naturaleza (Seprona) capturaron en Vinaròs a un lagarto de 80 centímetros de largo.

Este ejemplar pertenece a la especie Heloderma Suspectrum (conocida popularmente como “Monstruo de Gila”), originaria de los desiertos de México y Estados Unidos. Se trata, de hecho, de uno de los pocos lagartos venenosos que existen en el mundo.

El reptil apareció en una caseta de campo ubicada dentro del término municipal. Un vecino de la localidad se sorprendió al verlo y, al no reconocerlo como una especie autóctona, dio aviso a la Guardia Civil para que pudieran hacerse cargo de la situación.

Tras ser rescatado por una patrulla con una pértiga-lazo, el animal fue entregado a un centro de recuperación de animales en peligro de extinción, con un reciento preparado para su cuidado y conservación.

Pero, ¿qué hace este lagarto americano en Vinaròs?

Foto: Guardia Civil
Foto: Guardia Civil

Según los expertos, lo más probable es que llegara por el comercio de animales exóticos, pues su tenencia es legal siempre que haya nacido en cautiverio. Todo apunta a que un residente de la zona compró el animal y, al ver cómo crecía, lo abandonó o tal vez se le escapó, comenta Natalia Rodríguez, del zoológico Bioparc de Valencia.

La especialista agrega que, aunque es difícil que ataque al ser un reptil muy lento y con movimientos torpes, su captura no está exenta de peligro pues tiene garras poderosas y el veneno que segrega puede ser mortal si la víctima no recibe tratamiento médico. La sustancia tóxica que produce puede causar vómitos e, incluso, un infarto.

El ejemplar encontrado en Vinaròs es, además, especialmente grande, pues la media cuando son adultos es de unos 60 centímetros. Los “Monstruos de Gila” apenas se dejan ver durante el día, ya que son más bien nocturnos. Se cree que en este caso, que el animal podría haber convertido la caseta de aperos en su madriguera.

En el campo se alimentaría de pequeños mamíferos y huevos de otras especies que forman parte de su dieta. Según Rodríguez, estos lagartos soportan muy bien el calor, pues están acostumbrados a vivir en zonas áridas y secas y pueden aguantar muchos días sin comer.

Compartir
Periodista trotamundos. Dejé Vinaròs para formarme en Tarragona, trabajé en Londres, me curtí como periodista en Centroamérica y ahora vine de regreso a casa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here