Foto: Ajuntament de Vinaròs

Durante una reunión con el jefe de la Demarcación de Carreteras, Ismael Ferrer, los alcaldes de Vinaròs y Benicarló, Enric Pla y Xaro Miralles, trataron los términos para la cesión de la N-340, después de que se inaugurara hace pocas semanas la nueva variante.

Este tramo de vía pasará ahora a ser municipal, en un periodo que, se espera, no sobrepase los cinco meses. Desde el Ministerio de Fomento se han comprometido a realizar un estudio, atendiendo algunas peticiones de las localidades.

En este, concretamente, se valorará el estado en el que se encuentra el pavimento, las cunetas, la instalación de nuevas señalizaciones y otras obras de carácter urgente como la instalación de rotondas provisionales.

En el caso de Vinaròs, además, se han pedido acciones para solucionar los problemas de inundaciones que provoca en la costa norte el puente de la N-340 tras las crecidas del río Cervol. 

N-340 Peniscola_opt-compressed

Además, hay pendiente un proyecto en la N-238, una carretera que tiene numerosos cruces peligrosos y entradas a caminos rurales. En total, todas las mejoras pendientes sumarían más de 8 millones de euros, lo que desde el ayuntamiento ya han avanzado que es “inasumible”.

Aunque la reunión fue cordial, según indica la nota de prensa, los alcaldes dijeron estar decepcionados “por no poderse formalizar la cesión gratuita de la vía en las mejores condiciones, sino confiando en la buena voluntad del Ministerio para ir cumpliendo acuerdos sobre actuaciones puntuales”.

Otras obras de carreteras pendientes en la comarca, son la mejora de la N-232 en el Puerto de Querol, que comunica con Morella y La Torreta, además de la continuidad de la CV-10 de La Jana hasta Tarragona. 

Compartir
Periodista trotamundos. Dejé Vinaròs para formarme en Tarragona, trabajé en Londres, me curtí como periodista en Centroamérica y ahora vine de regreso a casa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here