Foto: Guardia Civil

La Guardia Civil ha intervenido 10 kilogramos de hojas secas de tabaco en Vinarós, de tres variedades distintas, que carecían de cualquier tipo de documento.

Esta actuación inició cuando los agentes, que se encontraban prestando servicio, vieron a una mujer en actitud nerviosa a la salida de un local de mensajería de la localidad.

Tras pedirle que se identificara, explicó que había ido a enviar un paquete y, debido a algunas contradicciones, se iniciaron las gestiones oportunas para ver qué contenía.

Es así cómo se descubrió el tabaco. Posteriormente, se averiguó que la mujer, de 43 años, recibía el producto que compraba en Internet y posteriormente lo vendía picado en un establecimiento.

Por todo ello, la Guardia Civil levantó un acta – denuncia en su contra, como presunta autora de una infracción a la Ley de Impuestos Especiales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here