Foto: Ajuntament de Vinaròs

Durante la segunda reunión vecinal que las autoridades del gobierno municipal mantuvieron con los residentes de la Costa Norte, el riesgo de inundaciones fue el principal tema de conversación y causa de preocupación entre los habitantes de los residenciales y urbanizaciones situadas al final de esta zona.

Este problema, explicaron, sucede de forma cíclica y especialmente en las épocas donde las lluvias son más abundantes, lo que afecta a las viviendas que están edificadas cerca de barrancos y bajadas naturales de agua. Entre las soluciones que se plantearon, está la mejora de las canalizaciones y la red de alcantarillado. 

Esta, sin embargo, no fue la única cuestión tratada durante el encuentro, pues los vecinos también expusieron las deficiencias en el alumbrado público, la pavimentación de calles y caminos y la falta de accesos en condiciones. Se pidió igualmente mejorar los horarios y paradas de los autobuses urbanos hacia el centro y accionar en los terrenos en estado de abandono.

La instalación de nuevo mobiliario urbano y papeleras, un carril bici y aumentar la presencia policial en las calles secundarias, fueron también otras de las demandadas. En cuanto al servicio de limpieza, se solicitó la creación de un parque para perros, para evitar la acumulación de excrementos, y el aumento de controles contra plagas.

Tras escuchar este listado de peticiones, el concejal Hugo Romero comentó que “es evidente que estas zonas han sufrido por la falta de inversión durante mucho tiempo y ahora hay que trabajar para tratar de revertir esta situación”. Sin embargo, admitió que la situación económica del consistorio no era la más propicia y que la capacidad de acción es limitada.

Comentarios

comments

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here