Foto: Karina Martínez/DeVina

Una nueva ronda de declaraciones sobre el proyecto Castor ha comenzado en el Juzgado de Instrucción Número 4 de Vinaròs, donde este lunes se ha presentado a declarar el presidente del Consejo de Administración de la empresa Escal UGS, concesionaria del almacén.

Recaredo del Potro ha negado ante el juez que haya relación entre la cadena de sismos que se produjeron en la zona y las inyecciones de gas. Según su parecer, esto se debió a un fenómeno natural que “coincidió en el tiempo” con la puesta en marcha del proyecto.

El abogado que ejerce de acusación popular, Jorge Casal, ha dicho a los medios de comunicación nacionales y locales que Del Potro ha desligado a la empresa de cualquier responsabilidad y que aseguró que se hicieron exhaustivos estudios previos, sobre la falla de Amposta.

Del Potro habría agregado que la intensidad de los sismos no representó ningún riesgo para la seguridad de las personas. Mientras sostenía tales afirmaciones, un grupo de manifestantes de la Plataforma en Defensa de les Terres del Sénia protestaron en las inmediaciones por lo sucedido con el proyecto Castor.

La causa abierta investiga supuestas irregularidades en la concesión del mismo, por lo que este martes continuarán las comparecencias con el testimonio de Luis Martínez Dalmau, consejero delegado de Escal UGS. En total, hay 18 imputados en el caso, entre funcionarios del Ministerio de Medio Ambiente y responsables de la empresa y del Instituto  Geológico y Minero.

Actualmente Castor está en proceso de hibernación, tras la renuncia y la indemnización a Escal. Ya se ha extraído todo el gas y en estos momentos se está trabajando en el sellado de los pozos, mientras llegan los informes que determinarán el futuro de esta instalación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here