El Ayuntamiento de Vinaròs a través de la empresa Cítricos Roquetes, adjudicataria del contrato de mantenimiento de las zonas ajardinadas del municipio, ha puesto en marcha una prueba piloto para aprovechar los restos de poda como material para hacer compostaje. Los primeros ensayos les ha realizado con los restos de los olivos de las avenidas de Juan XXIII y Barcelona, ​​así también como la calle de la Muralla con una máquina biotrituradora, que ha permitido triturar la poda en el mismo momento que se realizaba.

El jefe del servicio de la empresa Cítricos Roquetes, Francisco Gómez, ha destacado que «esta prueba permite reducir el consumo de combustible y ser más eficientes, dado que la trituración se hace in situ y por tanto se disminuye en un 75% el transporte de los restos en el punto de gestión del residuo, sin incrementar los recursos de personal «.

Los restos vegetales triturados aprovecharán para convertirlas en compostaje que se utilizará en las zonas ajardinadas del municipio para nutrirse con materia orgánica, al tiempo que se reduce el residuo generado en el municipio.

La concejala de Obras y Servicios, Carmen Morellà, ha agradecido la implicación de la empresa en estos proyectos que mejoran la gestión de los residuos generados en el municipio, que además ayudan a proteger el medio ambiente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here