Foto: Ajuntament de Vinaròs

La Oficina del Consumidor de Vinaròs, que atiende peticiones de consulta y reclamaciones realizadas por ciudadanos de esta y otras localidades cercanas, acaba de presentar el balance de los primeros cuatro meses de 2016.

En este periodo, Carmen Ayza, la técnica responsable de esta oficina, señala que se gestionaron un total de 68 peticiones de consulta, que es el primer paso antes de iniciar una reclamación. De estas, 65 se hicieron de forma presencial y en su mayoría por vecinos de Vinaròs.

También hubo, no obstante, casos procedentes de Benicarló, Peñíscola, Morella o Alcanar, casi todos relacionados con el sector de la vivienda (en alquiler o en propiedad), de la telefonía y de la hostelería. 

En cuanto a reclamaciones ya formalizadas, se contabilizan más de 138 y el motivo más frecuente fue por cobros en las facturas de telefonía (63 casos) y electricidad (20).

Normalmente, Ayza explica que se suele llegar a una solución satisfactoria entre la empresa y el consumidor, lo que evita tener que remitir el caso al servicio territorial de Castellón. En 2015 el número total de reclamaciones fue de 494.

“Es importante que el ciudadano sepa que cuenta en la localidad con una oficina específica para atender y ayudar a resolver los problemas que en un momento determinado le puedan surgir como consumidor”, ha expresado el concejal de Comercio de Vinaròs, Domènec Fontanet.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here