FotoFoto: Adriana Prados/DeVina

Las investigaciones del incendio que se originó ayer en un edificio de la calle Locella y Cruz de Vinaròs, apuntan como causa probable del fuego, un cortocircuito provocado por el cargador de un teléfono móvil.

Indicios encontrados tras inspeccionar el bloque, son los que han llevado a la Policía Judicial de la Guardia Civil a sostener esta teoría, según la cual las llamas se habrían propagado verticalmente a través de un patio de luces.

Como resultado de este incidente, nueve vecinos tuvieron que ser desalojados de sus viviendas, pues aunque no se reportaron heridos, varias plantas sí quedaron seriamente dañadas, por lo que algunos vecinos no han podido regresar a sus casas.

Desde el ayuntamiento se informa que, al realizar una evaluación de riesgo en el edificio, se precintaron los pisos afectados, que se declararon inhabitables. Los afectados que no pudieron quedarse en otros domicilios particulares, han sido alojados temporalmente en otro lugar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here