Foto: PP Vinaròs

Dos circunstancias que se dieron en el marco de las celebraciones del 9 de octubre en Vinaròs, causaron polémica entre los usuarios de las redes sociales: la imagen de una única bandera (la valenciana) en el balcón del Ayuntamiento y la actuación de “La Muixeranga” en la Plaza Parroquial mientras se realizaba un entierro.

Ante esta situación, el concejal de Cultura de la localidad, Marc Albella, decidió responder a las críticas y dar una serie de aclaraciones sobre lo sucedido mediante un comunicado que publicó en su cuenta oficial de Facebook. En este se refiere, en primer lugar, al tema de los símbolos.

Albella niega que se escondiera la bandera española y el himno, que sonó durante el acto de ofrenda floral junto al monumento al rey Jaume I. La “senyera”, aclaró, presidió la plaza del ayuntamiento desde el balcón consistorial. En una nota de prensa, el portavoz del Partido Popular, Lluís Gandía, hace referencia a esta cuestión.

Para la oposición, sin embargo, se incumplió la ley al retirar de la fachada del Ayuntamiento la bandera nacional y la europea. Además, lamentaron que la versión del himno regional fuera sin letra, mientras que en el bando del alcalde rechazan el uso del término “País Valencià”.

Respecto al segundo punto de discusión, la actuación de “La Muixeranga”, Albella ha matizado que esta no es una costumbre catalana, refiriéndose a que su origen es “tan popular en la zona o más que las propias fallas”. Sobre la coincidencia de la actuación con el servicio fúnebre en la iglesia Arciprestal, ha pedido disculpas a los familiares por las posibles molestias causadas.

Foto: Facebook/Nou Vinaròs contra el abusos/Jordi Cueco
Foto: Facebook/Nou Vinaròs contra el abusos/Jordi Cueco

También ha explicado que desde el 29 de septiembre estaban los actos programados y que ni la funeraria ni la iglesia avisaron para poder hacer cambios. Fue a través de la Policía Local, comenta, que se enteraron del sepelio e indica que esperaron a que las puertas del templo se cerraran para iniciar y que también pararon momentáneamente cuando la ceremonia eclesiástica terminó.

“Dentro de las posibilidades y el poco margen de maniobra que hemos tenido, el ayuntamiento ha intentado respetar al máximo a los familiares”, ha asegurado el concejal, quien ha calificado de “injusto, cruel y desagradable” que se haya creado una polémica por este asunto. Por último pidió que antes de hablar o escribir, los vecinos se enteren de los hechos “desde fuentes más imparciales”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here