A lo largo este domingo 17 de enero, cientos de vinarocenses se dieron cita en la Ermita de Vinaròs, para celebrar la festividad de Sant Antoni.

Durante la mañana se realizó la “plantada de carrasques” y se celebró la tradicional misa en honor al santo, actividades previas a la procesión.

Posteriormente, se llevó a cabo la bendición de los animales en la Era, un espacio situado antes de la entrada al recinto de la ermita.

Durante la jornada festiva también se repartieron “coquetes” y muchos vecinos de la localidad decidieron quedarse y comer en el Puig junto a sus amigos y familiares.

Compartir
Periodista trotamundos. Dejé Vinaròs para formarme en Tarragona, trabajé en Londres, me curtí como periodista en Centroamérica y ahora vine de regreso a casa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here