Agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) que se encontraban en el término municipal de Traiguera, interceptaron un vehículo que circulaba por la N-232 transportando 13 ejemplares de sabinas rastreras (juniperus sabina).

Estas plantas se habían extraído ilegalmente de la Sierra de Javalambre, en Teruel, según averiguaron las autoridades. Aunque el conductor presentó una autorización, se comprobó que esta había caducado en 2013.

Ante esta situación los guardias civiles incautaron las plantas y las pusieron en manos del Servicio Provincial de Medio Ambiente de Aragón para que puedan replantarse, evitando así que se hiciera un aprovechamiento forestal no autorizado.

sabinas-traiguera-coche_opt

“La Guardia Civil recuerda la importancia de conservar y mantener el
patrimonio forestal, incluyendo los bosques nativos, las plantaciones forestales,
los árboles fuera del bosque, las tierras forestales y otras formas de
vegetación no arbóreas asociadas o no al bosque”, ha indicado la institución mediante un comunicado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here