Agentes del SEPRONA de Vinaròs han sorprendido a dos personas en Sant Jordi que llevaban consigo un total de 69 aves muertas, las cuales fueron cazadas ilegalmente con la técnica de la “encesa”.

Este método se basa en la captura de aves durante la noche, mediante un palo o raqueta con el que se golpea a los animales para matarlos.

En esta modalidad de caza ilegal son aprovechados los días de viento fuerte, en los que los pájaros buscan cobijarse en las partes más bajas y protegidas de los árboles. Además, se suele utilizar también una linterna, para deslumbrarlos y aturdirlos.

En este caso las autoridades encontraron a dos personas con dos bolsas en las que llevaban 68 tordos y 1 mirlo, así como las dos raquetas utilizadas para darles muerte.

Por este motivo los guardia civiles expidieron actas de denuncia, en base a la Ley de Caza de la Comunidad Valenciana. Los animales fueron entregados a un centro benéfico.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here