Foto: Ajuntament de Peñíscola

A lo largo de este mes de enero, 87 propietarios de un total de 519 inmuebles que se ubican en el Casco Antiguo de Peñíscola, recibirán un requerimiento del área de urbanismo para mantener blancas las fachadas.

También se enviarán peticiones a los propietarios de solares y parcelas pendientes de desbroce, algo que viene siendo habitual cada primer trimestre del año, donde se inician las tareas rutinarias de información a los vecinos.

Después de realizar un seguimiento durante meses, se identifican aquellas viviendas cuyo estado de conservación no se ajusta a lo dispuesto en las ordenanzas municipales y se les avisa con tiempo suficiente para que puedan subsanar esta situación antes de que inicie la temporada turística.

Este trabajo de supervisión y auditoría se lleva a cabo en los meses de mayo a diciembre de cada año y las cartas se envían durante los primeros meses de la anualidad, explica Romualdo Forner, edil del área de Urbanismo.

Existe, agrega, una ordenanza que pide a los dueños de casas mantener los colores estipulados en el Plan de Protección del Casco Antiguo. El alcalde de la localidad, Andrés Martínez, ha pedido colaboración para mejorar el entorno y cumplir con las normativas vigentes.

En el caso de que los propietarios no llegaran a solucionar esta problemática, el consistorio podría extender multas coercitivas hasta que se realicen las tareas requeridas. Se espera que los trámites finalicen en un plazo de tres meses, para, seguidamente, iniciar con las auditorías.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here