Foto: Residencial Nerea

La explosión de una bomba de cloro en una piscina privada de una urbanización, en Peñíscola, afectó ayer a una niña y a un niño de dos años. Este último tuvo que ser trasladado por un helicóptero medicalizado C9 hasta el hospital de La Fe en Valencia.

Fuentes de la Generalitat han informado que el suceso se produjo hacia las 14.15 horas, cuando los pequeños se encontraban justo donde explotó la bomba, por lo que esta les dio directamente en el rostro.

En un primer momento el menor fue llevado a un centro de salud local, por la inhalación e ingesta de cloro, pero finalmente el ambulatorio recomendó que fuera evacuado vía aérea.

Tras permanecer varias horas ingresado, fue referido a un centro privado de la capital valenciana: el hospital Casa de Salud, donde actualmente se encuentra. Su vida no corre peligro.

Por otro lado, la niña presentó síntomas leves de intoxicación, por lo que fue derivada al Hospital Comarcal de Vinaròs, pero su estado no revestía la gravedad del caso anterior.

Ambos niños pertenecen a familias distintas y presentaron síntomas de fatiga, mareo y asfixia tras inhalar el polvo de cloro. De hecho, los dos se encontraban en estado consciente pero se adormecían por momentos, lo que alertó a los facultativos.

Compartir
Periodista trotamundos. Dejé Vinaròs para formarme en Tarragona, trabajé en Londres, me curtí como periodista en Centroamérica y ahora vine de regreso a casa.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here