Foto: Instagram/ Enrike78

El grupo de rescate canino Mare Nostrum ya tiene en Peñíscola dos nuevos miembros operativos, preparados para velar por la seguridad de los bañistas y, si es necesario, salvarles la vida. Se trata de Venus y Attis, los primeros perros especializados en salvamento acuático con los que cuenta la Comunidad Valenciana.

El ayuntamiento local, junto a la empresa Saepla, pusieron en marcha este servicio público, como apoyo a la labor que realizan los socorristas en las playas de esta ciudad. Sergio y Alfonso son los guías asignados para acompañar a estos dos Terranova, que trabajan reforzando la vigilancia en el área e informando a los interesados sobre la labor que realizan.

Este grupo, que en España inició con el binomio de David y Bruno en San Pedro de Pinatar, Murcia, ha realizado entrenamientos y demostraciones por todo el litoral mediterráneo, dando a conocer la capacidad de estos animales para el rescate de personas en el mar. De hecho, esta raza, al igual que los Labrador y los Golden, tiene un instinto innato para ello.

Históricamente eran criados por los pescadores canadienses, a veces para realizar labores marineras como tirar de las redes de pesca o carruajes. Sus piernas bajo el agua son muy resistentes y pueden arrastrar a dos personas en una tabla o acercarles rápidamente un salvavidas. Otra de sus características son sus patas palmeadas, que les dan agilidad para nadar, así como su estructura muscular y el pelaje de doble capa.

Pueden llegar a pesar entre 45 y 70 kilos y, según los especialistas, son un apoyo importante en los casos en los que hay varias personas que rescatar a la vez. En sus arneses, incluso, llevan sujeciones especiales para que las víctimas puedan ser enganchadas a helicópteros y son capaces de remolcar pequeñas embarcaciones. Estos socorristas de cuatro patas son comunes en las playas de países como Argentina o Italia, y en nuestro país, hay actualmente unos veinte de este tipo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here