Foto: Santi Martorell

La Asociación Española de Municipios del Olivo (AEMO) acaba de otorgar el premio al Mejor Olivo Monumental de España 2015 – 2016 al “Olivo de las cuatro patas” de Canet Lo Roig.

Se trata de un árbol muy singular, pues sostiene todo su peso sobre cuatro apéndices, y con una interesante historia, pues después de la Guerra Civil se cuenta que un “maqui” que había bajado de “les Moles de Xert” se escondió en su interior y así pudo evitar ser descubierto.

Este ejemplar, de la variedad Farga y que vegeta en la partida de “Rajos” junto a otros 200 olivos monumentales, tiene una edad estimada de unos 1.100 años y 5, 70 metros de perímetro de tronco, según informa Mancomunitat Taula del Sénia, entidad que ha presentado la candidatura junto al propietario y la alcaldesa de la localidad.

El jurado de esta décima edición del premio, que se reunió a finales de mes en Córdoba, decidió otorgar este reconocimiento por la probada longevidad del olivo y por su singular forma que “parece emerger de la tierra girando sobre sí mismo en una expresión que evoca magia y movimiento”.

El “Olivo de las cuatro patas”, inventariado con el número 2.296, es el cuarto de los olivos monumentales del territorio del Sénia premiados. Los otros tres son premios fueron en 2006 para el olivo “La Farga de Arión”, en Ulldecona; en 2011 para el olivo “Mater” de Ulldecona y en 2014 para el “Olivo de las parejas” en Pou del Mas, La Jana.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here