Foto: Audiencia Provincial de Castellón

Este miércoles la Audiencia Provincial de Castellón ha sentenciado a los dos acusados por planificar el doble crimen de Càlig: el empresario gallego Isauro López y su cómplice Antonio Mas, quien habría contactado con el sicario que asesinó a Yalennys V. y a Juan Manuel M. en 2005.

López y Mas ya habían sido considerados culpables por un jurado popular el pasado 11 de noviembre y ahora, tras la resolución del juez, han sido condenados a 28 y a 30 años de prisión, respectivamente. Otro implicado en el caso, Emilio Pérez, ya fue enviado a la cárcel en 2008, por ser el autor material de los hechos.

Además, los hoy sentenciados tendrán que  indemnizar a las familias de las víctimas con 170.000 euros para los padres y las dos hermanas de Yalennys Valero y 140.000 euros para los padres y el hermano de Juan Manuel.

Estos se produjeron después de que la víctima, amante del empresario y de origen cubano, decidiera poner fin a la relación sentimental que ambos mantenían. Fue entonces cuando López ideó un plan para matarla. La noche de su muerte, había tenido una avería y junto con un amigo fueron a casa para buscar los papeles del seguro.

Sin embargo, en el domicilio de la ahora fallecida les esperaba un sicario que les ató de pies y manos y les disparó a bocajarro. Este suceso causó gran conmoción en Vinaròs, de donde era Juanma, y en Benicarló, donde había trabajado Yalennys antes de mudarse a Càlig.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here