Tres buceadores deportivos han sido propuestos para sanción después de que fueran sorprendidos cerca del Puerto de Benicarló con los restos de dos ánforas en el interior de un cubo.

Los agentes se encontraban realizando un operativo de control de pecios en las aguas de la provincia, cuando se produjo el hallazgo en una de las embarcaciones fondeadas.

Estos objetos arqueológicos, que habrían sido sacados del fondo marino de forma ilegal, fueron incautados y entregados al Museo de Bellas Artes de Castellón por efectivos del Servicio Marítimo de la Guardia Civil.

Los buceadores, explican la autoridades, podrían haber incurrido en una infracción grave contemplada en la Ley 4/1998 del Patrimonio Valenciano por lo que se han notificado de ello a la Conselleria de Educación, Investigación, Cultura y Deporte.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here