Foto: Ayuntamiento de Benicarló

Las obras de la variante de la carretera N-340 en Benicarló, han permitido descubrir un importante yacimiento arqueológico que data del siglo VII antes de Cristo (Edad de Hierro). Ubicado en la partida conocida con el nombre Mas de Fabra, se trata, según los expertos, de un hallazgo sin precedentes en el litoral desde Tarragona a Castellón, por ser el único que se ha encontrado en una zona llana.

Así lo han explicado los directores de la campaña arqueológica, Miguel Vicente y Ramiro Pérez, quienes lo han calificado de “excepcional” en la zona, agregando que la mayoría de asentamientos están en montículos más elevados. Se cree que estas estructuras podrían haber servido como un almacén para guardar alimentos y materiales.

Los trabajos patrimoniales se han realizado con carácter de urgencia, para no bloquear las obras de la variante, si bien se han podido documentar los restos y, a partir de ahora, el material recuperado será analizado para contextualizarlos y conocer con exactitud de qué se trata.

“El yacimiento es especialmente valioso por la información que nos aporta y que ayudaRá a comprender la relación entre los indígenas de la PeNínsula Ibérica con Una de las primerAs culturas que llegaron a introducir sus productos por vía marítima a cambio de materias primas”

 

Foto: Ayuntamiento de Benicarló
Foto: Ayuntamiento de Benicarló

La intención del concejal de Cultura, Josep Barberà, según ha manifestado, es habilitar el área para las visitas y aprovechar este descubrimiento para poner en valor el yacimiento, dado su caracter excepcional, para que la población y quienes lleguen al lugar lo conozcan.

Foto: Ayuntamiento de Benicarló
Foto: Ayuntamiento de Benicarló

Por ahora, la ubicación concreta no se ha hecho pública, para evitar expolios o la llegada precipitada de curiosos. Se sabe, no obstante, que está a tan solo dos quilómetros de la costa y que “una vez los estudios terminen, la zona se podrá visitar sin ningún problema”, ha agregado Barberà.

Los restos encontrados muestran vinculación con los intercambios comerciales con los fenicios, procedentes del norte de África. Hay objetos de cerámica, metal, conchas marinas y priedras de molino. A nivel de estructura, destacan las murallas de piedra y varios agujeros excavados en el suelo, donde supuestamente almacenaban alimentos y materiales diversos.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here