Foto: Ajuntament de Benicarló

Más de 200 personas participaron este domingo en la creación del primer bosque comestible en Benicarló. 

Esta plantación colectiva de árboles frutales, organizada por la Mesa de la Salud, buscaba poner en valor una parcela municipal ubicada en la partida Solaes.

En la actividad participaron familias enteras, personas de edad avanzada y también jóvenes, todos ellos coordinados por expertos en agricultura ecológica como Mariano Bueno y Jesús Arnau.

Al finalizar la jornada se extendió una capa de triturado por toda la parcela para minimizar la necesidad de riego y de mantenimiento al máximo.

El nuevo espacio de ocio se llamará “Hort de la Mar” y contará con una amplia diversidad de árboles, desde cítricos, hasta higueras, kiwis y plantas ornamentales.

Muchos de ellos fueron donados de forma desinteresada para el proyecto, que recuperó la antigua tradición de plantar este tipo de árboles cerca de “les sénies”.

En esta misma parcela también se ubicarán los huertos ciudadanos que están acondicionando los alumnos del Taller de Ocupación “Benicarló Mou-te”.

Desde la concejalía de Bienestar Social, la edil Marta Escudero ha expresado que “hay una demanda real de gente interesada en este tipo de actividades en el municipio”.

De hecho, ha explicado que se están planteando realizar cursos específicos para la formación en el cultivo ecológico.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here