Foto: Ayuntamiento de Benicarló.

La Consejería de Vivienda, Obras Públicas y Vertebración del Territorio de la Comunidad Valenciana se ha comprometido a construir una rotonda en la intersección entre la antigua nacional 340 y la carretera a Càlig (CV-135).

Esta servirá para regular el tráfico que actualmente soporta este punto de la antigua carretera nacional y hará que no haya tráfico rodado por el paso subterráneo, por lo que pasaría a ser para uso peatonal.

La Consejería también se hará cargo de la iluminación del tramo de la CV-135 que va desde la nueva variante a la rotonda de la alcachofa, junto al puente del ferrocarril, que en la actualidad no está iluminado. Para ello solo será necesario instalar las farolas, pues la preinstalación ya se realizó anteriormente.

Estos son los dos compromisos que la alcaldesa de Benicarló, Xaro Miralles, obtuvo el pasado lunes durante la visita que la consejera del área María José Salvador hizo a las obras de mejora de la carretera Benicarló – Càlig, en el tramo que va desde Càlig hasta el Polígono Industrial de Benicarló.

“La Consejería no tiene dinero para ejecutar grandes obras, pero sí que está dispuesta a asumir obras más pequeñas que mejoran la calidad de vida de la gente. Y eso es lo que nosotros queremos”, Xaro Miralles.

La alcaldesa ha señalado, además, que la construcción de la rotonda supondrá una mejora muy importante de cara a la seguridad vial de aquel punto y ha avanzado que tratarán el tema en una próxima reunión en Valencia con el director general de Obras Públicas, Carlos Domingo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here