Antes de su cesión al Ayuntamiento de Benicarló, el tramo de la antigua N-340 que va entre la ralla del término municipal con Peñíscola y la calle Navarra será pavimentado y se limpiarán las cunetas.

Así lo ha confirmado la Demarcación de Carreteras del Estado, desde donde indican que estas obras comenzarán entre el 10 y el 15 de noviembre y finalizarán previsiblemente antes del 31 de diciembre de 2017.

Para esta actuación, abarca 7 kilómetros de carretera, se invertirán 200.000 euros. Concretamente se fresarán y repararán los puntos más deteriorados, para aplicar después una capa de tres centímetros de asfalto.

Una vez se lleven a cabo estas actuaciones, ha indicado la alcaldesa de Benicarló, Xaro Miralles, se firmará la cesión de la carretera, acto al que asistirá seguramente el propio ministro de Fomento, Íñigo de la Serna.

Esta cesión, ha avanzado Miralles, supondrá el inicio del futuro bulevar, que ocupará todo el tramo urbano de la N-340a. La anchura de la calzada se limitará a seis metros y el resto del espacio se destinará a un carril bici, a zonas verdes y a iluminación para los peatones.

Para terminar de desviar todo el tráfico pesado por la nueva variante, está prevista la construcción de cuatro rotondas en los cruces de la calle Puig de la Nau, calle Ulldecona, paseo Febrer i Soriano y en la CV-135. Este prpoyecto ya ha sido encargado y será la Conselleria de Vivienda, Obras Públicas y Vertebración del Territorio la que se hará cargo de su construcción.

Comentarios

comments

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here