Esta semana Fomento ha entregado a Benicarló el tramo de la N-340A comprendido entre los P.K. 1.041 ,190 (Ratlla del Terme con Peñíscola) y 1.048,068 (barranco de Aiguadoliva).

Lo ha hecho oficialmente en un acto en el que ha estado presente el delegado del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Juan Carlos Moragues, la alcaldesa de Benicarló, Xaro Miralles, y el jefe de la Demarcación de Carreteras, Ismael Ferrer.

Por tanto, este tramo de la N-340A, que hasta ahora pertenecía a la Red de Carreteras del Estado, pasa a ser competencia del municipio. Se llega a este acuerdo después de la puesta en marcha en 2015 de la variante Benicarló – Vinaròs , una obra que ha permitido desviar buena parte de los vehículos pesados que circulaban anteriormente por esta carretera.

“Ahora es un tramo de caracter urbano y que carece de función de servicio al tráfico de largo recorrido”, indicó Barelles, al explicar el motivo de la cesión. También indicó que para los trabajos de renovación previos a la cesión se han invertido 200.000 euros.

Trabajos de reparación y renovación

Esta cesión de titularidad sin cargos llega después de que el ministerio renovara y reparara el firme de la carretera, con el fresado y la reposición de los tramos bacheados y la extensión de una nueva capa de rodadura en los lugares más desgastados. En total, el tramo tiene una longitud de 6.878 metros y una superficie estimada de 179.491 m2.

Durante el pasado mes de octubre también se realizaron trabajos de limpieza de cunetas, retirada de basuras, demolición de pasos salvacunetas fuera de uso y segado de márgenes, así como la reposición del balizamiento y de señalización deteriorada.

La N-340a se convertirá en un bulevard

Firmada la cesión, Benicarló ya podrá comenzar a desarrollar su proyecto entorno a la N-340a para convertir esta carretera en un bulevard. Las primeras actuaciones previstas, avanzó la alcaldesa, irán encaminadas a reducir la velocidad de los vehículos y a aumentar la seguridad.

Concretamente, Miralles ha hecho referencia a la construcción de varias rotondas ya programadas en los cruces con la calle Puig de la Nau, calle Ulldecona, paseo de Febrer i Soriano y de la CV-135. Posteriormente se reducirá el ancho de la carretera hasta los 6 metros para aprovechar el resto de superficie y construir aceras y carriles para bicicletas.

Este tramo es el segundo de la antigua N-340 que el Ministerio de Fomento cede en los últimos meses, después de que hiciera lo mismo con Peñíscola en julio de 2017. En aquella ocasión, el tramo tenía una longitud de 1.158 metros y una superficie estimanda de 24.338 m2.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here