La medida beneficiará bares, restaurantes y cafeterías y también a los comerciantes del mercado ambulante. La zona azul queda en suspensión y, en cuanto a las actividades deportivas y las clases de la UP, se intentarán recuperar las clases o se devolverá el dinero.

El Ayuntamiento de Benicarló ha comenzado a adoptar medidas para paliar, en la medida de lo posible, los efectos negativos del coronavirus sobre la economía del municipio.

Una de las primeras medidas ha sido la suspensión de la tasa de ocupación de vía pública a los bares y cafeterías que, desde el pasado sábado a las 0.00 horas, están cerrados. La alcaldesa, Xaro Miralles, aseguró que «mientras dure el estado de alarma, el Ayuntamiento no cobrará esta tasa, como una medida para frenar las consecuencias negativas del COVID19 y también para ayudar a reactivar la economía local, una vez superemos este episodio».

La rebaja de la tasa, que se aplicarà proporcionalmente, afectará también a los comerciantes ambulantes del mercado del miércoles.

Paralelamente, también se ha anulado la zona azul mientras dure el estado de alarma, que se alargará al menos hasta el 29 de marzo.

Por último, las actividades deportivas organizadas por el Ayuntamiento en el marco de la Campaña Deportiva de Invierno, así como las clases de la Universidad Popular, se intentarán recuperar a final de curso, aunque también se ha previsto la posibilidad devolver el dinero.

El Ayuntamiento de Benicarló sigue estudiando la aplicación de otras medidas adicionales que contribuyan a disminuir los efectos del COVID19 sobre la economía municipal. Así lo ha destacado la alcaldesa, que ha remarcado que «haremos todo lo que esté en nuestras manos para que Benicarló se recupere lo antes posible».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here