Foto: Google

En rueda de prensa, la alcaldesa de Benicarló, Xaro Miralles, anunció que se tomarán acciones judiciales para lograr que el campanario de la localidad tenga titularidad municipal, después de que el Obispado de Tortosa lo inscribiera a su favor.

Miralles ha explicado que se intentó llegar a un acuerdo, pero el Obispado no ha querido dar marcha atrás. Según el consistorio, esta situación parte de un supuesto error en el certificado catastral, donde se considera que la Iglesia y el campanario forman parte del mismo inmueble.

“Aunque en Benicarló todos sabemos que el campanario es de propiedad municipal, nos hemos encontrado con la sorpresa de que la iglesia se lo ha inscrito a su nombre”, Miralles.

La alcaldesa ha agregado que considera que es su obligación velar por el patrimonio de los benicarlandos, pues “tenemos la documentación que acredita que el campanario es municipal y pagamos todos los gastos de luz, seguros y mantenimiento”.

Además adelantó que tienen un proyecto para reformarlo, con un presupuesto de unos 175 mil euros. Esta cuestión, asegura, ya está en manos de los abogados para que sea el juez el que determine, finalmente, a quien le corresponde la titularidad.

¿Cuándo inició esta polémica?

Fue a inicios del pasado mes de junio cuando un edicto del Registro de la Propiedad llegó al Ayuntamiento de Benicarló, informando que el Obispado de Tortosa había inscrito a su favor una finca, con un certificado catastral que incluía tanto la iglesia de Sant Bartomeu como el campanario.

Este último aparecía unido a la iglesia en un gráfico adjunto, lo que no se corresponde con la realidad, según el equipo de gobierno. Se iniciaron entonces conversaciones con el Obispado, pensando que este asumiría el error, pero la Iglesia discrepa con el punto de vista de las autoridades municipales y sostiene que “el campanario les pertenece desde tiempos inmemoriales”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here