Mas de Fabra

Benicarló ha adquirido los terrenos que albergan el yacimiento del Mas de Fabra, un nuevo asentamiento arqueológico descubierto en 2015 a raíz de las obras de construcción de la variante de la N340. El yacimiento, de unos 2.000 metros cuadrados, data del siglo VII aC y se considera un caso singular por haberse conservado en una zona plana.

La adquisición, financiada con fondos europeos a través de la Estrategia DUSI (Desarrollo Urbano Sostenible Integrado), permitirá empezar a poner en valor tanto el yacimiento como los importantes vestigios arqueológicos recuperados a través de las primeras prospecciones que se hicieron en 2015 y 2016.

Así lo ha reconocido el concejal de Cultura, Pedro Manchón, que ha calificado la compra como «una gran noticia para Benicarló». Manchón ha anunciado que «a partir de ahora, podremos empezar a concretar un proyecto muy ambicioso que se convertirá en uno de los pilares de la promoción de nuestro patrimonio histórico y cultural».

Actualmente, el yacimiento está catalogado como Bien de Relevancia Local y está incluido en el Catálogo de Bienes y Espacios Protegidos.

Las primeras piezas encontradas volverán a Benicarló

Mas de Fabra

Todo el material que se recuperó con las primeras prospecciones, se trasladó al Museo de Bellas Artes de Castellón, dado que el Mucbe aún no contaba con la calificación oficial de museo. Una vez conseguida esta calificación, en 2017, el depósito ya podrá retornar a Benicarló para incorporarse a las piezas que se vayan recuperando a través de nuevas excavaciones, por lo que la colección quedará unificada.

EL Mucbe ha solicitado al Servicio de Investigaciones Arqueológicas y Prehistóricas de la Diputación (SIAP) la redacción del proyecto de excavación y consolidación del yacimiento para que este año 2020 o de cara el 2021 el yacimiento se pueda excavar en su totalidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here